Seleccionar página

Sanz Lobato y su inspiración en lo rural

Sanz Lobato y su inspiración en lo rural

Rafael Sanz Lobato encontró en el mundo rural de la España de la segunda mitad del siglo pasado su fuente de inspiración para realizar varias series de fotografías fascinantes. “Bercianos de Aliste”, “La caballada de Atienza”, “La rapa das bestas” y “Auto sacramental en Camuñas” son magníficos ejemplos de un documentalismo dotado de gran intensidad, sensibilidad y belleza que refleja costumbres y tradiciones de siglos.

bercianos1971

“Bercianos de Aliste” retrata la procesión del Santo Entierro que se celebra cada Viernes Santo desde el siglo XV en esta localidad zamorana. Tras la celebración de la misa, los cofrades descuelgan el cristo de la cruz y lo introducen en una urna para su traslado al Calvario. Durante el recorrido los hombres cantan el Miserere en latín y las mujeres en castellano. Las sobrias túnicas blancas y las ropas negras de las viudas destacan en las imágenes de Sanz Lobato dotando a éstas de gran fuerza. La revista norteamericana “popular photography” publicó en 1970 un cuadernillo de cuatro páginas con esta serie.

La celebración del Corpus Christi de pecados y danzantes en Camuñas es la temática escogida para “Auto sacramental en Camuñas”. La representación por las calles del pueblo de un auto sacramental que contrapone al bien y el mal tiene su origen en los siglos XVI- XVII. Los pecados visten caretas maléficas, portan varas y gritan y hacen ruido queriendo con ello aludir al mal, a lo negativo y al pecado. Los danzantes, por el contrario, se esconden tras alegres caretas narigudas y bailan y cantan para representar la bondad y la virtud.

ayllon1967

El domingo de Pentecostés rememora Atienza desde hace 850 años la galopada de los arrieros, que tuvo lugar en el año 1162 para proteger al rey niño Alfonso VIII de su tío Fernando II de León que quería arrebatarle el trono y cuyas tropas tenían sitiada la ciudad. Camuflado el rey como un arriero más, y pensando las tropas de Fernando que se trataba de gentes del pueblo celebrando la procesión de la Virgen de la Estrella, consiguieron los arrieros trasladar a Alfonso primero a Segovia y luego a Ávila en una huida que duró siete jornadas. Los miembros de la cofradía de la Santísima Trinidad o de la caballada recuerdan el hecho en una romería a lomos de sus caballos. Visten a la antigua usanza, compiten en carreras y siguen cada paso de una celebración que está marcada por siglos de tradición. Sanz Lobato recoge varios momentos de esta fiesta incluida la comida del “sábado de las siete tortillas”, que recuerda los siete días que duró la caballada y que tiene lugar en la ermita de la Virgen de la Estrella

arapa1970

Sabucedo, parroquia perteneciente al concello de A Estrada en Pontevedra es escenario cada año de la tradicional “rapa das bestas” que tiene lugar en el curro o recinto donde se reúne a los caballos para marcarlos y cortarles las crines. Hombres y animales se miden en igualdad de condiciones, pues éstos últimos son reducidos por los “aloitadores” (luchadores), sin más ayuda que su propia fuerza u otras habilidades como taparles un ojo o morderles una oreja. Fue en 1567 cuando debido a la peste bubónica, dos ancianas dejaron sueltas dos yeguas en el monte; de estos ejemplares surgen las primeras manadas. La venta de potros y de crines que se utilizaban como relleno para almohadas y colchones o para fabricar cepillos y otros utensilios dio origen a la rapa, de la que se conservan documentos fechados en 1682. Hoy en día en A Estrada y otros cuantos montes pertenecientes a varios concellos pontevedreses pastan en libertad en torno a 800 o 900 cabezas de ganado equino. Las fotografías de Sanz Lobato recogen el movimiento y la dureza de la lucha con una impresionante plasticidad; los efectistas encuadres consiguen plasmar en las imágenes la belleza de los caballos y el esfuerzo y destreza de los “aloitadores”.

arapa2

Los paisajes de este autor son evocadores, sobrios y magníficos. La plaza mayor de Ayllón, Utande o Santorcaz son algunas muestras de los lugares que inspiraron a este fotógrafo que recibió en 2011 el merecidísimo Premio Nacional de Fotografía.

Apuntes 

Hasta el 8 de septiembre se exhibe en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid una muestra en la que están expuestas obras de Sanz Lobato no sólo en su faceta como documentalista, sino también su obra como retratista o autor de unas naturalezas muertas de enorme originalidad y expresividad que demuestran además su gran dominio técnico

más información

1 comentario

  1. José L. Sanlúcar

    #1 José L. Sanlúcar 02-09-2013 15:39
    Gracias por contribuir a la divulgación de la obra de Sanz Lobato. Un fotógrafo que retrató con sobrecogedora sencillez «la verdad» de una parte de la historia reciente de España.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.