Seleccionar página

Las alpargatas, verano en los pies

escaparate-alpargatas.jpg

alpargatas-colores

Calzado tradicional en zonas rurales, la alpargata o espardeña se ha convertido en imprescindible para los meses de verano. Se fabrica en España desde el Siglo XIV aunque sus orígenes son romanos y su inspiración está en la sandalia egipcia.  La climatología y la abundancia de esparto en los montes mediterráneos, la convirtieron en zapato de uso diario en Cataluña (espardenya), Aragón, Baleares, Pais Vasco, Navarra, La Rioja, Almería, Murcia y en algunas regiones del sur de Francia (espadrille).

alpargatas-ibicencas 

Lo que caracteriza a las alpargatas es el material del que están hechas. En un principio sólo se utilizaba el esparto, como puede verse en las alpargatas de pita de uso reciente por los agricultores en algunos pueblos de Baleares. En las regiones donde se disponía de algodón o lino la alpargata se compone de la suela de yute o cáñamo y la loneta que cubre el empeine y el talón; ambas partes se cosen con pabilo o hilo de algodón. Originariamente existían dos tipos: con cintas o sin ellas. Los campesinos las utilizaban negras para los días de diario y blancas para los de fiesta. Con el paso de los años las de cintas fueron dejándose para bailes y ferias y permanecen como parte de los trajes regionales. A comienzos del siglo XX, su uso se extendió entre obreros, soldados y religiosos y poco después pasó de ser un calzado rural a un calzado veraniego con múltiples diseños y colores. A Ives Saint Laurent se debe en la década de los sesenta la incorporación de la cuña en las alpargatas y hoy en día  hay modelos y modas que cambian cada temporada.

alpargatas-tienda

Algunos pueblos en España siguen dedicándose a la fabricación tradicional de alpargatas. En ellos puede verse a los hombres sentados en el banco alpargatero, una especie de pupitre bajo, donde trenzan el yute y lo cosen para formar la suela. Con una prensa, recubren posteriormente un lado de la suela con caucho natural haciéndola así más resistente. Los espacios que quedan sin cubrir permiten que el pie esté aireado. La costura de la lona que envolverá al pié corresponde a las mujeres que se reúnen en corros para hacer esta labor más entretenida.

alpargatería

A finales del siglo XIX comenzaron a extenderse los comercios especializados o alpargaterías. Sus enormes estanterías divididas en cientos de pequeños estantes para clasificar los distintos tipos de alpargatas siguen siendo características de estas tiendas que hoy en día siguen embelleciendo las calles de muchos pueblos y ciudades.

 

 

 

1 comentario

  1. Mª Teresa Teixidor

    #1 Mª Teresa Teixidor P 19-04-2017 18:35
    Me interesaria precios para ver si hago un pedido

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *